Entrevista con Sínkope

Sínkope: "La música nos ha dado más de lo que nos ha quitado"

 

Madrid.- No era nuestra primera vez, al menos no lo era con Vito. Ya lo habíamos hecho antes y teníamos experiencia. Habíamos coincidido con él el verano del pasado año, en una casa, intentando sacar algo adelante que aún no ha visto la luz. No os vamos a mentir, ya teníamos formada una opinión de él, tras dos días de convivencia, trajeteo, discusiones y risas. ¿Nuestra impresión? “Es un tío de puta madre”. En la entrevista, no nos defraudo. Era difícil que lo hiciera. Lo cierto es que el buen rollo entre todo el grupo se veía a distancia con las bromas entre ellos y una forma de ver la vida que no abunda hoy en día. Intuíamos a que nos íbamos a enfrentar y el miedo se nos quedó en casa, sentando en el sofá, al lado de la vergüenza, que prefirió quedarse viendo la televisión. Desde ese instante, tanto el miedo como la vergüenza desaparecieron, al menos durante todo un día. Y es que con las pizzas sobre la mesa, a menos de una hora de concierto en la Sala Lemon, pillamos a todos los Sínkope haciendo el esfuerzo por atendernos, con la mejor de sus sonrisas. Es muy fácil hablar con ellos, porque ellos lo facilitan.

 

P. ¿Qué consejo le daríais a aquellos a los que les da un síncope cada vez que acuden a un concierto?

R. Vito: (risas) Que lleven un desfibrilador.
Miguel: Que sientan la música y ya esta, porque después de un síncope también se vive, leñe.
Peña: Que vaya otro y así le da a otro (risas).
Alberto: Que se relajen y disfruten.
Chino: Que busque a su amiga y lo reanimen o que busquen a dos chicas que vayan sin amigos y lo reanimen (risas) y que se den el biberón.

P. Lleváis en la música 22 años, ¿qué le hace falta a una banda de rock para estar durante tanto tiempo sobre los escenarios?

R. Vito: Dinero (risas).
Miguel: Mucha constancia y mucho trabajo.
Peña: Muchas ganas, porque sino no sería posible aguantar tanto tiempo.
Alberto: Lo mismo, muchas ganas y mucho amor a la música.
Chino: Pues que no sabemos hacer otra cosa que tocar, entonces tocaremos 15 o 20 años más, hasta que salgamos en la caja de pino.

P. Para Vito, ¿cómo te ves tú y cómo crees que te ven los demás?

R. Vito: ¿Cómo me veo yo? No sé… (risas) Yo me veo bien. A veces jodido pero bien. Los demás me verán con los ojos con que me miren. No lo sé… no le pregunto a la gente cómo me ve. Habrá a gente a la que le caiga bien y gente a la que le caiga mal, como todo el mundo.

P. ¿La sociedad es cruel con aquellos que ve diferentes?

R. Vito: Si (convencido).
Miguel: Si, eso ha existido siempre y siempre existirá hasta que no pongamos remedio.

Peña: Si, si, si (risas).
Alberto: Depende qué sociedad ¿no? Si tú estas dentro de los diferentes con respecto a esa sociedad, piénsalo, no eres diferente y no tiene por qué ser cruel. ¿Nosotros somos diferentes, los que estamos aquí? Si, pero no somos crueles, de vez en cuando sí (risas), por las noches sí (risas). Chino: Nos tratan diferentes pero me la suda

P. ¿Cuáles son los “pecados de los que ha comido el grupo”?

R. Vito: Los pecados del rock and roll. El rock es un gran pecado, la música supongo, pecar continuamente haciendo música.
Miguel: Es hacer lo que siempre hemos querido. Eso es un pecado para la sociedad y para algunos cabrones (risas).
Alberto: De todos los que estamos aquí no ha pecado nadie, ¡en la vida! Somos todos muy buenos.

P. “Si las estrellas sí se pudieran regalar”, ¿a qué otro grupo de música español premiarías con una de ellas?

R. Vito: Por suerte no se pueden regalar las estrellas (risa)
Miguel: A mi me gustan muchos grupos pero el que siempre me ha gustado ha sido Leño, le pondría una estrella siempre.
Chino: ¿A un grupo sólo? No, yo le daría el premio a todo el que pueda subirse a un escenario y también no sólo a los grupos, sino a la gente que dedica un ratito de su vida a escuchar la música que hacemos.

P. En 1991 cuando compusisteis el tema “La viña del Señor” ¿realmente creíais que la cosa se iba a poner tan mal como está ahora?

R. Vito: Si, ya estaba mal entonces y por qué iba a cambiar, si esto no cambia. Siempre habrá buenos y malos, lo que pasa que a veces la parte buena dura un poco más que la parte mala, pero siempre llegará una parte mala. Esto es política, no hay vuelta atrás.

P. ¿Cómo arreglarías vosotros esa “viña del Señor”?

R. Vito: Es difícil, es difícil, es difícil (pensando) Ya decía Evaristo que “como queremos tener mentes puras si cagamos juntos”. Somos muchos y cada uno es un mundo. Por lo que sea nunca habrá un entendimiento entre el ser humano y eso es lo que lo complica todo: la existencia en este mundo y que el mundo esté así. Luego pueden hablar de religiones, intereses de armas y su puta madre. El hecho es el ser humano, si él no llega a un entendimiento primero consigo mismo y después con el ser humano que hay alrededor, me parece que esto… Y eso, por desgracia es así desde hace muchísimo tiempo, desde que un hermano se cargó a otro y lo enterró, que fueron aquellos de la Iglesia - Caín y Abel - desde entonces esto no ha cambiado ni cambiará, es lo que hay. De todos modos, el hombre no solamente tiene que tener respeto a otros seres humanos sino a cualquier ser viviente, plantas o animales. Tengo que decirlo porque me crie en el campo.
Chino: La verdad es que la cosa está jodida porque no depende de la mayoría, depende de una minoría y mientras ésta tenga coartada a la mayoría nunca podremos hacer nada.

P. En el tema “En el jardín de tus ojos” afirmáis que “hay artistas sin arte”, no os vamos a pedir que nos digáis ejemplos porque no somos tan malos, pero sí ¿qué intereses creéis que se esconden detrás de esos artistas?

R. Miguel: Yo creo que son compañías que hacen un producto y lo explotan todo lo que sea posible, entonces llega un momento en que eso no es arte, es sacar un disco por sacar, cantar un estribillo sencillo… y sacar todo el dinero posible de la moda que esté o del chaval que se ha empezado a dedicar a esto y lo han puesto ahí, hasta que tira para arriba o muere en el olvido.
Chino: Desgraciadamente la música se empeñan en hacerla un negocio antes que un arte. Entonces nos referimos a la gente que está metida en eso e intenta hacer un producto de una mierda que envuelven en un plastiquito rosa con un lacito para dárselo a la gente. Hay mucha gente que por desgracia está en el anonimato, bandas y músicos verdaderamente buenos. El músico bueno es el que está estudiando y el artista sin arte es el oportunista que intenta estar en el sitio adecuado y al final pues… ¡Igual que un músico bueno estudia y toca, el músico malo se hace un artista sin arte.

P. Luego… ¿para ser un artista no es necesario tener arte?

R. Chino: No, lo otro es negocio pero el artista es arte. Aunque hay mucha gente que funciona dentro del mundo de la música sin ser artista. Pero no hace falta ser artista para triunfar.
Vito: Hay gente que es artista pero que no tiene ni pizca de arte, ese es el problema. Hay gente que va de artista pero carece de arte. ¿Lo contrario? (mueve la cabeza dudando) Hay mucho artisteo, ¿pero arte? Primero habrá que definir qué es arte.

P. ¿Qué es para ti el arte?

R. Vito: Eso… ¿qué es arte? Esa es la pregunta (pensativo). Supongo que el arte es algo que te haga sentir, una caricia ya puede ser arte. Las cuevas estaban pintadas desde hace un montón de años, tú fíjate… ¿Por qué? Porque harían sentir algo, protección, lo que sea, cualquier cosa, creencias, ¡algo! Lo del arte primero te lo tienes que creer tú y luego ya…

P. En todos los años que lleváis en la música, ¿qué habéis aprendido musicalmente hablando y también en cuanto a salas, otros grupos, managers, etc?

R. Vito: Yo he aprendido, creo que a cantar algo mejor, no a llegar a cantar bien. He aprendido a tocar algo mejor, a sentir un montón de cosas muy buenas cuando llegas a un escenario. Pero por otra parte, cosas muy malas relacionadas con la industria, con gente que está en este mamoneo, gente que se aprovecha mucho de gente como nosotros que “no teníamos ni puta idea”, aunque ahora ya tenemos algo de idea, pero cuando empezamos no. Gente que vive de la música en plan “me importa una mierda la música”, no sienten nada por ella y sólo se mueven por el dinero. Eso nos ha molestado bastante, por lo demás… creo que la música nos ha dado más de lo que nos ha quitado.
Miguel: Además aprendes a conocerte a ti mismo, porque estas de un sitio a otro, no sabes si de esto íbamos a vivir o no y al final te conoces a ti mismo al saber qué limitaciones tienes.
Chino: Es que es fuerte lo que voy a decir, pero si hay 100 millones de personas en el mundo de la música 60 millones son unos hijos de puta.

P. En el tema “Tus carnes” habláis de que hay algo que os “indica el camino hacía el infierno”, ¿en qué momento podríais decir que habéis estado más cerca de lo que podría llegar a ser el infierno en vuestra carrera musical?

R. (Todos pensativos) Vito: En qué momento… A ver, el infierno es la tierra, no es otra cosa, es este mundo que pisamos. Y con respecto a la música, cuando nos han engañado con los contratos discográficos, cuando se han reído de nosotros, cuando hemos ido en plan honesto y… (hace un gesto con la mano) Pero más que infierno en sí, ha sido como si nos metiéramos en un charco de mierda, de mierda de dinero que nos hundía y no nos dejaba tirar para ningún lado. Para mi ha sido, infierno infernal no… pero sí momentos cruciales porque la cosa estaba muy chunga y veíamos que se burlaban de nosotros, qué joder tenemos un poquito de respeto. El hecho de que te crea una incertidumbre de qué va a pasar con la banda porque dependemos de una gente que no sabemos si nos están toreando o diciendo la verdad. Ese momento sí toca los huevos.
Miguel: Los infiernos son los bancos, son todos unos hijos de puta.
Peña. Hombre, en todos estos años hay buenos y malos momentos, y los dos se te quedan, unos para recordarlos y otros para intentar aprender de ellos. Y es lo que dicen todos conoces a mucha gente buena pero también a muchos hijos de puta, que muchas veces te quitan las ganas de seguir. Porque todos cuando empezamos tenemos una ilusión simplemente por tocar y por la música. Luego van pasando los años, vas conociendo a gente buena y mala y te das cuenta de que hay mucha gente que no vive de la música sino de los músicos. Esas cosas te joden pero en todos los ámbitos de la vida tiene que haber gente así y en la música igual.

P. ¿Cuáles son vuestros vicios?

R. Vito: Vivir, vivir es un vicio de la hostia con todo lo que conlleva.
Miguel: El sexo (risas)
Peña: Son tantos que… (risas)
Alberto: El amor.
Chino: Trabajar en lo que me gusta, la música.

P. ¿Creéis que el mundo no ha progresado en ningún sentido o que ha sido el ser humano el que no se ha adaptado al progreso como debiera?

R. Vito: Es que es complicado porque vivimos al lado y “hay cosas que yo quiero, pero no tengo y las tienes tú, entonces voy y te las quito y empezamos una discusión que lleva a una guerra, que lleva a crear ejércitos a los que hay que vestir y darlos de comer, con el puto dinero de por medio”. Entonces, estamos aquí y somos idiotas, no nos damos cuenta de que esto es la hostia, es un regalo venir a este puto mundo y nos lo estamos cargando, me refiero a la naturaleza. Pero luego lo que es el ser humano entre sí, es que somos lobos y la gente que quiere vivir en paz es imposible, llega más gente a joderla y tan sólo quieren vivir en paz en su trozo de tierra. Viene gente que hasta ese trozo de tierra se lo quiere llevar, con el dinero de por medio… Yo creo que no aprenderemos nunca y jode porque sólo vamos a vivir una puta vez. A veces no se mira lo rápido que va este mundo ¿para qué? Si él gira siempre a la misma velocidad porqué nosotros vamos tan rápido. A dónde vamos a llegar, qué estamos haciendo, de aquí a nada no habrá países y es muy triste. Igual que desaparecen los pueblos, desaparecerán países. Hay gente que tiene más dinero que el PIB de países, es increíble ¡no puede ser, no puede ser! El otro día escuche esta frase a una economista que decía que no puede ser que haya un 1% que tenga todo lo que necesita el 99% restante. ¡Eso no puede ser! Partiendo de ahí, ya está, mira que claro.

P. ¿Por qué pensáis que el hombre es “malo y condenao” por naturaleza?

R. Vito: No lo sé, no sé el por qué… porque ¿cuándo empezó a ser malo? Cuando empezó a crearse la movida del egoísmo hasta llegar a matar. ¡Fíjate lo que importa una vida, nada! Un mal linaje, una mala ralea, el linaje no es bueno. Es que hay gente a la que le produce placer ver como otra gente muere, eso no se puede concebir, es muy triste. Porque la mente humana es así, esto es la hostia, un desbarajuste. Sino como puedes entender que haya gente que mate a hijos y un montón de historias. Porque esto (señalándose la mente) no se puede controlar, es la hostia.
Miguel: Yo creo que fue la revolución industrial, macho. El petróleo, el “yo puedo tener más que tú” a base de tener esclavos.

P. ¿Es doloroso “parir sonrisas”?

R. Vito. En este caso no, pero sí están caras. Aunque siempre las sonrisas quedan bien y hay que ponerlas, pero sí están caras. Hablo de la sonrisa sincera, la blanca. Aunque al mal tiempo la gente siempre tira para arriba.
Miguel: Yo creo que siempre hay que ir con una sonrisa, aunque tú estés mal siempre hay que poner una sonrisa y luego lo malo te lo guardas, a veces, otras veces no. Otras veces tienes que ir ahí al 25S.
Alberto: Hay veces que cuesta sonreír y hay gente que con sus acciones te hace que te cueste soltar una sonrisa, pero está claro que sino sonríes… ya lo dicen, que te alarga la vida. Hay que sonreír como sea y en este punto más. Hay que levantarse y acostarse sonriendo.
Peña: Por lo menos es una de las cosas que todavía podemos hacer y no nos cuesta dinero.
Chino: Hay que parir sonrisas. Y cuando la gente te hace alguna putada, porque el ser humano es malo por naturaleza, y tienes a tu lado el odio, la avaricia y muchas cosas chungas, te tienes que reír también para que el punto negativo no te coja.

P. ¿Cuándo fue el peor parto de sonrisas que habéis tenido?

R. Vito: (risas) Esta tarde cuando veníamos para acá en la furgoneta, tú tienes que ver a Miguel haciendo el búho. Nos hemos partido el culo. Nos reímos mogollón y dentro de lo que hay nosotros nos echamos nuestras risas y nos reímos bastante. También hay malos rollos, como en todos los lados, pero intentamos siempre pasarlo bien y que haya buen rollo, partirnos el culo si podemos continuamente. La verdad es que siempre nos lo hemos pasado bien. Mira, Miguel se estaba sacando los mocos ahora mismo (carcajadas). En una entrevista… esto no es para reírse (carcajadas). Esperemos parir todos los putos días sonrisas.

P. Hacéis canciones muy poéticas pero a la par algunas de ellas son excesivamente sentimentales en el ámbito amoroso, ¿hasta qué punto las mujeres han dejado huella en el devenir del grupo?

R. Vito: Joder… pues para mí, que soy el que escribo, hasta el punto de hacerle una canción. Para bien o para mal, ya sea de amor o desamor.
Miguel: Bufff, muchas (carcajadas)

P. ¿Consideráis que el amor es un alimento?

R. Vito: Había un poeta que lo decía. Si, lo que pasa que a veces se atraganta.
Miguel: ¿El amor, no? Es lo que mueve el mundo y lo que mueve todo el cuerpo cuando estas haciendo la faena (carcajadas). Bueno, a veces no (risas)
Alberto: El amor alimenta el alma, las canciones, la vida. Sin amor qué coño seríamos, no seríamos humanos.
Chino: El ser humano tiene la parte chunga pero siempre se va de un extremo a otro y el punto amoroso es el punto positivo.

P. ¿A dónde os lleva “el vuelo de la imaginación”?

R. Miguel: A lo que tú siempre quieras. Con respecto a la música, a hacer buenos temas y ya la locura de cada uno, te puede llevar a cualquier rincón de una ciudad. Lo mismo acabas en Vallecas que acabas en un descampado corriendo como un loco. Yo he corrido campos enteros después de los conciertos (risas).
Peña: Te puede llevar a muchos sitios, depende del momento y de cómo te encuentres.
Alberto: Artísticamente nosotros lo focalizamos en la creatividad, intentamos ir por ahí y que salgan cosas bonitas o feas, en canciones y tal es importante.
Chino: Lo que diferencia a los artistas de las personas normales es la imaginación. Hay un estado cuando nos levantamos que somos personas normales pero lleva un momento del día que pasas a ser otra persona, tu mente se sale del cuerpo y empiezan a fluir acordes, letras y todo. La imaginación es lo más importante para un músico.

P. ¿Qué tipo de discrepancias ha habido con la discográfica para que finalmente no pueda sacarse a la venta el CD/DVD en directo?

R. Vito: Creo que esta pregunta se la tendrías que hacer a ellos, porque nosotros en realidad no tenemos ni puta idea de por qué coño se grabó el DVD si no se va a sacar. Por qué se hizo un disco si no se va a sacar, no tenemos ni puta idea. No sabemos nada, solo que nos han jodido. Nosotros hicimos nuestro trabajo y esperábamos un DVD que hasta la fecha de hoy, que ya va para un año largo… Hemos llegado a poner en nuestra página que la gente ya se olvide de eso, triste pero cierto. No tenemos ni puta idea, ¿por qué? Porque no hay dinero, porque no han querido… no tengo ni idea. Eso es lo que yo sé.
Alberto: Intuimos un poco que es por lo de siempre: el dinero. Creemos que uno le debe a otro, otro a uno… y el perjudicado siempre es el músico en este caso, que después de haber puesto nuestro arte, esfuerzo y trabajo para plasmar un directo en un DVD. Hay más gente implicada como los cámaras que… No somos abogado ninguno y nos la pegan por todos los lados.
Miguel: El disco se ha quedado en el cajón y si algún día hay una solución administrativa o de abogados se intentará sacar o se guardará para nuestros hijos o nietos (risas).
Peña: Yo creo que todavía no lo han sacado porque están esperando a que la palmemos alguno, porque un rockero vale más muerto que vivo (risas).

P. ¿Para cuándo tenéis pensando sacar el nuevo disco?

R. Vito: Llevamos ya pensándolo un tiempo y será en breve, sino para finales de año para principios del 2013 porque el disco ya está terminado. Estamos empezando con el diseño, alguna foto y el rollito ese. Esperemos que sea pronto, porque va a ser un discazo y la gente lo está esperando con ganas.

P. ¿Nos podéis adelantar algo sobre él: título, alguna canción, colaboraciones, etc?

R. Vito: Barajamos varios títulos pero no tenemos decidido ninguno, colaboraciones tampoco hay. No te podemos decir nada, simplemente que serán doce canciones. La gente se va a sorprender un poco, en algunos sentidos porque hay cositas que sí, para bien.

P. ¿Estaríais dispuestos a pasar por nuestro interrogatorio una vez más, pero en esa ocasión con el disco nuevo bajo el brazo?

R. Vito: ¡Por supuesto!
Miguel: Si, pero en bañador todos (risas). Estamos dispuestos. En verano, en una piscina o en un yate (risas).
 

- Kortxeas -

 
 

 

 

Fotografías realizadas por Enharmonía