Entrevista con Iratxo

Iratxo: "No busco musas y tampoco creo que las haya"

 

Madrid.- Los rayos de sol brillan amenazantes intentando hacerse con el poder que durante varios días ostentó la lluvia. Finalmente, y aunque solo fuera por un único día de muchos, se proclama ganador con una victoria que también sale a celebrar un pequeño duende. Oculto entre las aceras de Madrid, cobijado bajo una capucha, observando sobre los bancos de cemento de un parque con sus más fieles compañeras, dos perras negras, tranquilas y serenas, pero correteando a su vera. Tenemos la suerte de encontrarnos con él que nos observa con curiosidad para saber "de qué palo vamos", mientras nosotros vamos construyéndonos una idea acerca de como es. Un espíritu idealista, enamorado de la vida, sumamente observador al mismo tiempo que sociable, dispuesto a tender la mano a cualquiera que se la extienda, con carácter, de ideas claras y argumentaciones firmes. Una de esas personas que parecen tener las palabras idóneas para cada momento, capaz de entablar conversación con todo aquel que la precise, aunque siempre alerta. En definitiva, como todo buen duende que se precie, poseedor de cierto misterio difícil de explicar.

 

IratxoP. Ya conocemos de donde viene el nombre de Iratxo, pero lo que no sabemos es ¿por qué tus padres decidieron ponerte el de Juan Manuel?

R. Muy originales ellos, mi abuelo se llama Juan y el otro Manuel. Mataron dos pájaros de un tiro teniendo contentos a los dos abuelos.

P. Sevillano de nacimiento, marcado por el País Vasco y Navarra, pero con más de 12 años en Madrid, ¿qué diferencias has podido apreciar entre el norte, sur y centro del país?

R. Somos muy distintos en cada parte. En Madrid, por ejemplo, existe la soledad que no suele existir en otros sitios porque aquí viene muchísima gente de fuera y hasta que no se encuentran esos círculos donde poder estar, no es lo mismo que cuando naces en una ciudad como Sevilla, Bilbao o Pamplona. Después los navarros tiene un carácter, en principio, más cerrado que en Andalucía, pero cuando un navarro o un vasco te abre las puertas de su casa es para toda la vida. En Sevilla o en Andalucía somos un poco más de vivir el momento.

P. ¿Y en cuál de esos sitios te sientes mejor?

R. En cualquiera en la que me encuentre a gusto, ni tan siquiera esas tres, en cualquier sitio donde me encuentre a gusto. Estoy en fase de que me quiero pirar e ir a un sitio con mar, pero las limitaciones económicas me hacen estar donde estoy.

P. ¿Qué “arranca en tu imaginación” a la hora de componer?

R. Yo creo que al final es la constancia, el empezar a escribir con 13 años e ir escribiendo, escribiendo, y ya lo haces como un ejercicio. No busco musas y tampoco creo que las haya, aunque sí que es verdad que hay momentos en los que uno está más capacitado para poder escribir porque estas sintiendo o has sentido cosas más grandes de lo normal, y eso da pie a que se abran puertas que de normal están cerradas.

P. En muchas de tus canciones hablas de la mujer, ¿qué significado tiene para ti la mujer?

R. Para mi igual que debería ser para todo el mundo: sin ellas no existimos. Además, qué fue primero, el huevo o la gallina. Lo primero fue una mujer pariendo y a partir de ahí ya vendría todo lo demás.

P. ¿Cómo es el rincón que tú te inventas?

R. Bufff, hay muchos pero acompañado de buenos amigos en el mar, ese es el que últimamente más viene. Para mí el mar escenifica una libertad que en otros aspectos no tengo. Lo descubrí en Cádiz, aunque de pequeño siempre iba al mar a veranear pero no descubrí el mar como ese sitio idílico donde soltar las cosas que en otros lados no puedes. Fue en Cádiz, en Caño de Meca en una playa en la que ya se había ido todo el mundo. Decidí quedarme esa noche a dormir allí, solo, sin manta. Fue el mismo mar el que me arropó, no pasé absolutamente nada de frío y estaba en la misma arena, fue tan de puta madre que a partir de ahí empezó un vínculo que es la hostia.

P. ¿Qué crees que es lo que “tú tienes vivo dentro”?

R. (resopla) Vivo dentro, son las ganas y el inconformismo. Por un lado me conformo con unas cosas pero con otras no puedo. Sobre todo las ganas de tirar para adelante, de luchar y de conseguir mis metas, mis retos y de poder ayudar a todo el que pueda.

Iratxo
P. ¿Es difícil encontrar sonrisas sinceras hoy en día?

R. Es difícil saber verlas. Delante de una sonrisa sincera están las vivencias de cada uno y muchas veces no tenemos empatía. Queremos que alguien sonría y ya está, pero a lo mejor no puede sonreír, a lo mejor eres tú el que tiene que hacer el esfuerzo para que esa persona sonría o entender por qué no sonríe, o si lo hace, si es por algo o no.

P. Si te parases a recordar, ¿qué alegría encontrarías?

R. Con la música, todas. A nivel personal, por ejemplo, tengo muy buenos amigos y amigas.

P. “Dime tú, ¿cuánto pesa un beso?”

R. Depende de quién te lo dé y de lo que te haya costado conseguirlo.

P. ¿Cuál es el “material del que se hacen los sueños”?

R. (sonríe) Las vivencias y la añoranza de las cosas que queremos. No es físico.

P. ¿Cómo se “domestica la locura”?

R. Es imposible (sonríe) y es lo bonito. Es imposible atar algo que es inatable.

P. ¿Cuáles son “las heridas que aún te siguen escociendo con la sal”?

R. Una infancia quizás, como la de mucha gente.

P. ¿Piensas que se llegará a escuchar algún día el grito de la rebeldía?

R. Creo que se escucha pero a quien le tiene que entrar ese grito, lo ignora. El grito está y la gente cada día se mueve y lucha más por lo que quiere. Ya no tiene tanto miedo a levantar la voz, ni piensa que tiene tanto que perder, que es mentira. Es decir, no tenemos nada que perder porque todo lo que tenemos es suyo. Su libertad depende de ellos por lo tanto...

P. Entonces, ¿cuál crees que es la manera en la que ellos se pararían y escucharían?

R. Es demasiado radical pero yo creo que va a tener que haber sangre, por desgracia. Aunque espero que sea la de ellos y no la nuestra.

P. ¿Son tiempos para “echar a dormir la cordura”?

R. Sí. Ahora es cuando más tenemos que desinhibirnos de cualquier cosa que nos hayan impuesto y decir que no. Luchar por esos sueños que todos te puedan decir que es una locura, pero es ahora cuando hay que hacerlo. Yo creo que nunca hemos vivido con tanta libertad, aunque podríamos ser aún más libres. Pero en la historia nunca se ha vivido con tanta libertad. Por eso ahora es cuando más tenemos la posibilidad de abrir las alas y volar hasta donde queramos, hacía donde cada uno quiera. Yo a la playa.

P. ¿Por qué crees que “ya nunca gana la razón”?

R. Porque la razón es mentira (sonríe). Han hecho que sea mentira porque a la razón debería mandarla la conciencia y ésta está corrupta.

P. ¿Cuál es el “mayor deseo y el mayor tesoro” que con el que te has encontrado en tu camino como músico?

R. Conseguir triunfar y eso lo hice hace ya mucho tiempo. El mayor tesoro, joder, el público. El público es brutal. El público mío es la leche porque me siento querido, me han ayudado, me han comprendido, porque están ahí incluso en tiempos tan putos como los que estamos pasando. Eso es muy lindo, mucho.

Iratxo
P. ¿Por qué crees que hoy en día mucha gente sigue recurriendo a la religión?

R. Porque el ser humano necesita la fe para vivir y cuando ya te la dan tan enmarcada y tan preparada es muy fácil de asimilar. Debería ser más lindo tener la fe en un padre, en un hermano, en uno mismo o en cosas más palpables como pueda ser una amistad, no idolatrar a algo inventado para controlar. Lo que pasa que también es entendible que alguien caiga en redes de algo que ya está preparado desde hace miles de años para tener a la gente con un sometimiento o un control.

P. ¿Qué opinas de la proclamación del nuevo Papa Francisco I?

R. A mí me la pela. No es mi Papa. También tengo que decir que no creo que vaya a durar más de 5 años porque lo matarán, porque es un Papa que a ellos les interesa ahora mismo que sea más suave y más cercano al pueblo para que el pueblo se acerqué, ya que en Europa la Iglesia católica ha perdido muchísimo, por eso han elegido a un Latinoamericano, porque allí es donde está el poderío. Lo que pasa que creo que este tío se va a pasar de acercamiento al pueblo y eso no les va a interesar y se le van a cargar como a Juan Pablo II.

P. ¿Cuáles son aquellos secretos tuyos “que esconde el otoño entre sus hojas muertas”?

R. Secretos tengo muchos pero cada día menos porque tengo la capacidad de soltar por la boca lo que me apetece o lo que necesite, pero como es un secreto… Los cambios de estación suelen ser bastante cañeros siempre para la gente que vive como yo y tenemos esas inquietudes, al igual que cuando hay luna llena se nos nota. Pasa el otoño y llega una estación de cambio brusco.

P. ¿Qué es lo que “añoras del pasado y qué te acojona del futuro”?

R. Me acojona el futuro en sí. A cualquiera que con racionalización, pensar en el mañana, en un mes o en un año, no le dé algo de miedo me parece envidiable. Son muchos los miedos que tengo ese es uno de ellos. Y añorar del pasado… lo no tenido, lo que sabía que existía y no haber tenido.

P. Tendrás más de 100 canciones escritas, ¿puede llegar a resultar frustrante el no poder dar salida a cada una de ellas cómo a ti te gustaría?

R. No, porque sé que cuando uno escribe mucho, tengo ya más de 280 canciones escritas, compuestas y con música y demás. Sé que tengo que hacer una criba, lo tengo admitido, asumido y es así. No me supone ningún problema.

P. “Nana” es uno de los mejores temas del disco y curiosamente quizá también el más sencillo instrumentalmente hablando, ¿asusta enfrentarte a una canción tan desnuda arropado sólo por una guitarra?

R. Para nada porque todas las canciones las hago así. Todas en principio son guitarra y voz, entonces… Lo que sí que a la hora de grabarlo y de mostrarlo, te puede dar algo de vértigo porque después de tener canciones que tienen ocho instrumentos, batería, bajo, guitarras eléctricas, vientos, percusión, voces, coros, después llegas a una canción de guitarra y voz, la diferencia es bastante grande. Esos extremos son los que me gustan.

P. ¿Nos puedes adelantar algo de sobre cómo será el videoclip de ese tema?

R. Pues iba a hacer el videoclip de “Nana” pero al final he decidido hacer ese mismo videoclip, la misma idea pero con “Nido de golondrinas” porque escuchándola un día me apeteció hacerla. Ya lo veréis, es una sorpresa. 

P. Sacaste este cuarto disco mediante crowfunding, ¿volverías a repetir la experiencia?

R. No lo sé, el tiempo lo dirá. Por experiencia sí, pero también tengo en cuenta que la gente no tiene un puto duro y ponerles en esa tesitura cuando está cayendo la que está cayendo, lo mismo es complicado para mí moralmente.

P. Entonces, ¿para cuándo un quinto disco?
Iratxo

R. No tengo prisa. He sacado en seis años cuatro disco. No tengo prisa ninguna en sacar el próximo.

P. ¿Has notado la subida del IVA en relación a la asistencia de gente a los conciertos?

R. No. Los motivos son que básicamente yo no cobro IVA en los conciertos.

P. ¿Qué te parece que se haya llegado hasta tal punto que incluso se haya cerrado la Sala Caracol, donde diste, de hecho, el primer concierto de esta gira?

R. Pues a ver, hay una persecución no sólo a la Sala Caracol sino a todas las salas que hay, sobre todo en Madrid, por el caso del Madrid Arena. Es una putada que haya muerto alguien pero que no se les olvide que han muerto en un sitio que estaba organizado por ellos, no por gente que tiene salas. Entonces, es curioso que ahora lo pague la gente que tiene salas y se lo curren por ese lado. La Sala Caracol la cierran cada equis tiempo siempre y la volverán a abrir seguramente. Cuando hay dinero se arreglan las cosas.

P. Sabemos que estas intentando dejar de fumar, ¿cómo lo llevas y qué ha sido lo que te ha hecho cambiar el chip y pensar que se trata de un “vicio absurdo”?

R. Sí, eso no significa que no esté fumando (risas). Estoy hasta los huevos de fumar, fumo a veces y estoy intentado dejarlo poco a poco. Fumo mucho porque soy una persona muy nerviosa y fumaba muchísimo. Entonces, voy reduciendo y llegará un día en que me entre otra vez la neura y diga “a tomar por culo el tabaco”. Espero poder vamos, lo he podido hacer con otras veinte mil cosas, veinte mil drogas, con el tabaco también lo voy a hacer. Pero me da que me va a costar mucho más con el tabaco que con otras cosas.

P. ¿En qué otra aventura te gustaría embarcarte?

R. Me gusta mi vida. La vida que estoy haciendo es un camino y me gusta vivir el camino y me gustaría vivir hacía dónde me va a llevar ese camino.

P. ¿Y hacia dónde crees que te llevará ese camino?

R. (pensativo) Es demasiado íntimo, pero quizás, a ayudarme a mí mismo y a ayudar a otra mucha gente.

P. ¿A dónde va Iratxo cuando se despide?

R. A mí mismo. 
 

- Kortxeas -

 

 

 

 
Fotografías realizadas por Enharmonía