Entrevista con Bike Art Performance Rock

Bike Art Performance Rock: "La música ha llegado a un momento en que parece gratis, o la gente piensa eso y está menos valorada" 

 

Madrid.- A nosotros no nos hace falta ir a Hollywood para encontrarnos de sopetón con dos Oscars. Éstos son de carne y hueso, alejados del cine pero muy cercanos a la música. Ambas son formas diferentes de hacer arte pero tienen algo en común, el esfuerzo y tiempo que hay que dedicarles. Nuestro primer Oscar parece de acero reforzado como aquellas motos en las que destila su arte con el aerógrafo, mostrándose serio, hermético, contundente, y sólo en apariencia, relajado. El segundo Oscar es más nervioso, un loco de la música amante de los CD, más abierto y hablador. Pero los dos forman un tándem de “estatuillas” dignas de tener en la estantería de cualquier casa, o en el interior de cualquier sala de conciertos. Al frente de Bike Art Perfomance Rock hoy cambiamos el rumbo y entrevistamos a otra figura dentro de la música que también juega un papel importante, los promotores.

 

P. ¿En qué consiste la labor de un promotor musical?

R. Oscar Bustos: La labor de un promotor musical creo que es fomentar el rock. Ayudar a los músicos a que salgan adelante que, la verdad es que para el rock está la cosa un poco complicada. Un fabuloso promotor diría “es ganar dinero” pero no es así porque en el rock and roll no se gana absolutamente ni un duro, más bien es pasión y afición.
Oscar de Vega: Yo creo que antes, en otros tiempos, era como más fácil porque la gente contrataban a las bandas. Pero ahora hay que trabajar más y el margen es menor, se arriesga mucho más. Nosotros no sólo somos promotores en el sentido de contratar los grupos y ya está, trabajamos en Internet, intentamos ir a radios y hacemos bastante más. Lo que intentamos es hacer un promo para que los grupos, en teoría, no tengan que llevar mucha gente, lo que pasa que están tan mal las cosas que al final hay que arrear a los grupos también.

P. Apasionados de las motos, ¿qué relación creéis que existe entre el rock y las motos?

R. Bustos: Toda. Existe toda. Al motero le gusta el rock and roll y al rockero le gustan las motos. Son dos caminos diferentes pero que tienden a unirse siempre.
De Vega: De hecho los motoristas nacen antes que el rock and roll. Con las primeras bandas que son en 1948, todavía no existe el rock como tal, pero esa gente al ver a los primeros rockers de los 50 se identifica totalmente con ellos. Yo creo que la moto y el rock ha estado unido ya para todas las décadas. Luego más tarde ya, con los Stools y todos esos grupos o Easy Rider y todo ese movimiento de los 70, de ahí para adelante. Yo creo que las motos y el rock no han dejado nunca de existir ni de evolucionar, porque no sólo se han anclado en la primera música sino que han ido evolucionando conjuntamente hasta nuestros días.

P. ¿De qué forma combináis eso en Bike Art Performance Rock y quiénes forman parte del proyecto?

R. Bustos: En casi todos los conciertos que organizamos intentamos que vengan motoristas. La música que a nosotros nos gusta que es, digamos, la que promocionamos, es música que les gusta a ellos también. Aparte colaboramos con varios motoclubs o MC, entre ellos Forajidos MC Madrid, que son unos grandes colaboradores nuestros, de tal forma que cuando ellos hacen fiestas cuentan con nosotros y viceversa. Intentamos unirnos. No es difícil porque la música que nosotros movemos es la que les gusta a ellos también, o sea que suelen venir bastantes motoristas a nuestros conciertos y parece que les gusta la idea.
De Vega: El proyecto lo empezamos los dos Oscars y lo que iba a ser en principio una fiesta se ha convertido en algo mucho más poderoso. Empezamos haciendo una fiestecita, se ha ido liando y al final nos hemos metido en todos estos inventos. La verdad es que Oscar y yo hacemos una pareja perfecta porque él es el artista que hace aerografías, toda la artesanía de motos y yo me dedico más a la música. Él lleva muchas cosas con los grupos y nos vamos compenetrando y dividiendo el trabajo. Luego, yo me ocupo de pinchar en las fiestas y el de dirigir el cotarro, de coordinar.

P. ¿Cuántos años lleváis dedicados a esto?

R. De Vega: En la noche llevamos muchos años… no quiero ni recordar (pensando). No quiero delatar mi edad (risas). Yo llevo pinchando por la noche, entre garitos fijos, fiestas esporádicas y tal, no te puedo decir… Custom Rock, Tiempos Locos, Cuarto Creciente… También iba de pincha de un grupo. Era un miembro más de la banda, ellos tocaban y luego yo pinchaba. Luego el primer miembro del que prescindieron fue de mi, claro (risas). Y Oscar también ha llevado seguridades mucho tiempo. Lo que pasa que implicarnos en esto de esta manera llevamos poquito, un año.

P. ¿Cuáles son los grupos que promocionáis?

R. Bustos: Tenemos una cartera de unos 40 grupos, estamos con bandas jóvenes y no tan jóvenes, Las Madres, The Boo Devils, Yakuzas, Carbono 14, Andrómeda…
De Vega: Llevamos un poco de todo aunque nosotros nos dedicamos un poco más al hard-rock, rockabilly, música americana, muy de raíces ¿no? blues… Llevar bandas en exclusiva no llevamos, pero tenemos muchas que son amigas con las que tenemos buen rollo. Promocionamos también bandas nuevas que vamos viendo por ahí y también, en este caso, La Frontera que es un clásico. Nos estamos atreviendo con un poco de todo. Por ejemplo los que van a tocar con ellos, Gwen and the Bopping Rythm, los hemos visto un par de veces y tienen una cantante espectacular. Encima nos salvaron de una historia de un grupo que se cayó y nosotros hemos dicho pues “vais a abrir a La Frontera”.

P. ¿Suelen ser vuestros gustos musicales afines a los grupos a los que lleváis?

R. Bustos: Totalmente. La mejor manera de hacer un buen trabajo es trabajar en algo que te guste. Los dos tenemos un trabajo que nos da de comer y ya que hacemos esto por gusto, pues claro, hablas con las bandas y haces conciertos con las bandas que te gustan, te han gustado o que te gustaría, como es el caso de La Frontera.
De Vega: Nosotros lo que hacemos es envolver todo eso de forma que la gente venga al concierto. Si nosotros no creemos en el producto es imposible. Hay bandas que te gustan más y otras menos. Algunas son más afines a tus gustos, pero las bandas que solemos contratar son aquellas en las que creemos, que hemos visto y que hemos consensuado los dos. Yo soy, digamos, el experto musical, pero Oscar también me ha dicho “escúchate este grupo” y es acojonante. Hasta ahora todo ha sido así, él no es como yo en el sentido de que yo soy un loco de leerme 40 revistas y tal, pero me ha aconsejado bandas y ha pillado teléfonos de muchas de ellas muy buenas que luego yo he visto y he dicho “ok”.

P. ¿Es difícil hoy en día promocionar a bandas que están empezando?

R. De Vega: Muy difícil porque lo que era la cantera musical, que eran locales pequeños donde podían tocar estos chicos, o se están cerrando o está desapareciendo. Los locales tipo Gruta a no ser que juntes a cinco bandas es complicado llenarlos con bandas que están empezando y como esto está tan raro, la gente tampoco arriesga. Entonces está complicado, pero yo creo en algunas y por ejemplo ir metiéndolas con grupos que puedan verse… Pero está bastante complicado y con todas las ayudas institucionales que tenemos en la Comunidad de Madrid (irónicamente) más difícil todavía.
Bustos: Yo creo que estamos volviendo a la imagen del viejo promotor que se patea la calle, se va a colgar carteles, se va a repartir flyers… ¿Por qué? Porque no hay otra manera de promocionar a las bandas, no nos dan opción ninguna y estamos volviendo a eso. Tampoco hay mucha gente que se dedique a mover esto y es una pena porque es algo que por lo que sí se merece un poquito luchar. Eso es lo que intentamos, básicamente. Con nuestros propios medios hacemos lo que podemos.
De Vega: Yo creo que antes, porque he hablado con gente con la que pinchaba, era un trabajo semi-fácil y se ganaba dinero. Ahora hay que currar mucho. La gente que viene de antes dice “¡buah! esto ya no me renta” y pasa. Va un poco en ese sentido porque he conocido a gente que me ha dicho “yo cojo dos bandas se las presento a un garito, el garito lo mueve y a mi me pagan tanto”, sin hacer nada. Y ahora no, ahora este señor (refiriéndose a Oscar) sale de la Gruta y se va a repartir papeles. Yo llego de trabajar a mi casa y desde las seis de la tarde hasta las doce de la noche me pongo con el ordenador, con Internet. Nos los curramos y eso los grupos lo notan, es recíproco, nos lo agradecen.

P. ¿Cómo está resultando llevar a un grupo como La Frontera con tantos años y experiencia a sus espaldas?

R. Bustos: De momento bien, son gente muy sencilla, muy de calle. Hablando con Toni Marmota por ejemplo de cosas que tenemos en común como el arte, que a él le encanta dibujar y a mi también, o hablando con Javier de “cómo molan estas gafas”… Son gente muy llana, sencilla y asequible. Más de lo que parecen, la verdad.
De Vega: En mi caso La Frontera es uno de los grupos que desde que yo empecé a escuchar música fue de los primeros que me gustaba, me acuerdo que lo tenía en cassette. Es un grupo que a mi me ha gustado siempre. De hecho, a mucha gente le hablas de él y te dicen “¡Ah! ¿pero siguen?” Yo los he seguido más tarde, hace un año editaron un disco que se llama “Rivas Creek” y que presentaron en la Heineken y tuvo una buena entrada. Además los fui a ver a un festival a Zaragoza y la banda no lo ha dejado. Hubo una época que todas estas bandas Rey Luis, Loquillo mismo, aunque sea una estrella y le hayan cuidado mejor. Pero toda esa gente, las radios, los medios y las compañías decidieron que tenían que desaparecer no sé por qué ni quién lo decidió. Entonces como no sigas trabajándotelo, Burning por ejemplo, la gente te dice “han desaparecido”. No han desaparecido. Incluso ahora suenan mejor porque La Frontera combina la veteranía y sabiduría de ellos, con músicos como Nico de unos 33 años o Vicente. Ahora mismo puedes ver un show de la Frontera que le dé mil vueltas a lo mejor a un show que hacían ellos antes.

P. Precisamente por su veteranía, ¿qué os han aportado ellos desde su punto de vista y tras haber trabajado con otros promotores?

R. Bustos: Como promotores yo lo veo un espaldarazo al proyecto que tenemos en las manos. Una prueba de ver la capacidad de gente que tenemos de mover, yo que sé, son muchas cosas. Puntos, caché que nos va a dar, eso también lo miramos. Si queremos dedicarnos a esto 100% necesitamos que la gente nos tenga en cuenta. A lo mejor está mal decirlo pero que la gente hable de nosotros ¿por qué no? Que digan “estos tíos lo están moviendo, se lo están currando” Estamos logrando cosas pero cuando empezamos nada de nada. Ahora vemos que hay grupos que nos llaman, que quieren hacer cosas con nosotros. Las salas ya empiezan “ah vosotros sois Los Oscars” Fíjate que no tiene nada que ver un nombre con otro, pero ya nos llaman Los Oscars por ahí y llegan a nuestros oídos comentarios. eso es por algo. Por eso el concierto de La Frontera es un espaldarazo total, decir “hasta aquí hemos llegado” y a partir de ahora, como dice Oscar de Vega, “pasamos a ligas mayores”. Por eso hacemos también este concierto y lo hemos organizado.

P. ¿Existen límites morales o legales en el trabajo de promoción a los que no se pueden llegar? ¿Cuáles son?

R. Bustos: Nosotros tenemos que tener límites morales y legales porque la mayoría de bandas con las que trabajamos son amigos nuestros, y yo no voy a engañar a un amigo. Es más, y que las salas lo tomen en cuenta, siempre vamos a tender a, sin dejar de lado las salas, mirar los mejores intereses para los grupos con los que trabajamos e intentar que ganen el mayor dinero posible porque para eso van. Tú ten en cuenta que un músico tiene que desplazarse en taxi hasta la sala, tiene que cenar fuera de casa, etc. Y muchas veces los pobres se van sin nada. Es más, nosotros muchas veces decimos, “no tío, nosotros nos quedamos sin nuestra parte y vosotros os lo lleváis todo porque os lo merecéis”. “Prefiero no cobrar yo, a que tú tío vayas a pagar el parquímetro o la cena y te quedes sin un puñetero duro”. Porque eso pasa. Por desgracia pasa.
De Vega: Yo hay muchas veces que digo “este concierto es un regalo que te hace el músico” porque la entrada es justo para nada. Por eso muchas veces digo “es un regalo que hacen estos tíos y hay que aprovecharlo”.

P. ¿Qué relación hay entre la SGAE y la figura del promotor musical?

R. De Vega: Eso todavía no nos toca. No tenemos ninguna relación. Ahora con el lío que hay en la SGAE no lo sé pero yo sé que hay salas que tienen que pagar un canon. También los músicos tienen que pasar el setlist para que luego les paguen… Pero en ese sentido nosotros, de momento, no tenemos idea y con la que se ha liado en la SGAE no sé ni por donde van a tirar ellos, ni qué van a hacer.

P. Todos los domingos hacéis conciertos acústicos, ¿qué encanto tienen los acústicos que no tienen los eléctricos?

R. De Vega: Es un rollo más íntimo, a mí me gustan mucho. El eléctrico mola mucho porque es en todo el follón. Pero muchos grupos si son buenos, cuando se ponen delante de una acústica a pelo a interpretar, están sin trampa ni cartón. A mi me gusta mucho el folk y la música country con armónica acústica y todo eso. Me gustan los dos formatos pero para mí lo ideal son las bandas en las que a mitad del concierto los músicos salen, se queda el cantante solo con la guitarra, hace como una especie de intermedio acústico y luego siguen con el eléctrico. A mi me gustan mucho pero hay gente a la que le corta el rollo. Los conciertos acústico, pues por ejemplo un domingo, que ya se a acaba el finde, estás saturado de tanta electricidad y te vas a tomar algo tranquilamente mientras ves a un acústico. Ahora, para un sábado por la noche, que la gente está como loca por salir, un concierto de rock and roll eléctrico viene mejor. Cada cosa tiene su momento.
Bustos: Es lo que dice Oscar de Vega, una cuestión de intimidad. Tienes verdaderas joyitas. Verte un buen concierto de blues con Delta Hot en acústico, es que se te pone la piel de gallina. Para el músico tiene mucho encanto también. Al músico le gusta y hay veces que le gusta sentarse en una salita rodeado de 20 o 30 personas y que suene. Yo creo que eso, tiene encanto.
De Vega: No tienen esa responsabilidad, se sientan, se relajan. Muchas veces ves cosas que a lo mejor no has visto en el eléctrico donde va todo más… Él se relaja, toca y sale todo de él. Luego encima lo que es la intimidad y la desnudez de la canción, que “joder esta canción es buenísima, suena en eléctrico de la hostia”, luego la tocan en acústica y es tremenda. Hacemos los conciertos acústicos en el Hawthorn Café todos los domingos y sobre las 15:30-16:00 es cuando se abre el concierto, estaros atentos a la programación (risas).

P. ¿Habéis pensando alguna vez en intercambiar los papeles y ser vosotros los que tocaran?

R. Bustos: ¿Y qué tocamos? Si no tocamos nada (risas).
De Vega: La verdad es que yo soy amigo de músicos desde que empezamos en esto, les dio por tocar y yo por lo que sea no me metí. Me acuerdo de un detalle, que un día hicimos una fiesta, Ángel pinchaba y a los dos minutos me dijo “salte que estoy muy nervioso” y luego él empezó a tocar. Yo no era capaz de tocar y él no pinchaba. Entonces poco a poco marcamos nuestros caminos en ese sentido. A mí se me dio bien desde el principio. Nos dedicamos un poco a esto y no todo el mundo… A mí me lo han dicho muchas veces “oye con la música que tú tienes en la cabeza, tío, como no te pones a tocar” y no, me quedé ahí. Como estoy metido en tanto lío, la que nos faltaba ya (risas).

P. ¿Cómo está actualmente, con la crisis, la contratación de salas para directos?

R. Bustos: Hombre, la contratación de las salas petada. Los músicos tienen muchas ganas de tocar, ahora con la crisis tocan más y hay muchos llenos de programación. Ahora mismo a lo mejor hasta abril o mayo no hay fechas porque están tocando a saco.

P. ¿Creéis que el hecho de tocar tanto en salas puede estar relacionado con la piratería?

R. De Vega: Yo creo que sí se venden discos físicos. Quiero romper una lanza a favor de eso. Los medios de comunicación están preparando acabar con los medios físicos porque les interesa. De vez en cuando en el Telediario a las 15:30 te sale “ah, los CD se rayan y tal”. Claro, yo vi un anuncio donde el tío tiraba los CD por el coche y estaban por el suelo, así sí se rayan. Sinceramente el encanto de comprarme un disco físico y ver la gente que trabaja, las fotografías, soy un maniático de las portadas, de las portadas de cine también, el arte clásico de las portadas que ya se perdió un poco con el vinilo pero bueno… el libreto, todo eso lo miro y a mi me encantan los CD. Yo de hecho empecé a bajarme cosas por Internet y ahora he dejado de bajármelas directamente otra vez. Lo que puedo comprar me lo compro. Lo que quería decir es que las grandes compañías quieren acabar con el formato físico, pillar el monopolio otra vez para meterte por una carpetita de MP3 de mierda lo que quieran ellos. Se quitan portadas y todos los gastos. En cuanto cojan el monopolio porque hagan una ley que prohíba las descargas gratuitas, ¡fíjate! Menudo negocio.
Bustos: A las bandas grandes todo este tema de la piratería les viene mal pero a las bandas pequeñas, la única manera que tienen de hacerse publicidad muchas veces es con que la peña se descargue sus temas. Hay que contar también con eso.
De Vega: La música ha llegado a un momento en que parece gratis, o la gente piensa eso y está menos valorada. Porque yo creo que la gente que nace ahora y empieza a escuchar música ahora, es una cosa que nace en una red, que es gratis y no tiene ningún valor, no valoran nada. Sí que está muy bien poner las canciones por Internet para que tu escuches un disco y digas “me gusta, me lo compro” pero que se puedan descargar… yo no soy muy partidario. Luego hay gente por ahí que por lo que estoy diciendo me cuelgan. Es que la gente dice “ah! si el CD no vale nada” (el soporte) “no, tío el soporte no, eso lleva mucho trabajo, es un estudio que cobra tanto la hora por grabar…”. También hay que decir una cosa hay discos que son muy caros, eso también es verdad. Yo he hecho un trato con la industria, “yo compro pero no me estafáis”.

P. ¿Ser promotor musical os ha sacado de pobres?

R. Bustos: Bien organizado, que nuestra base de trabajo es la organización. Depende mucho de los contactos que tengas, si eres un tío que está muy metido en el tema, tienes muchos amigos, que en esta vida hay que tener amigos. Es la única manera, en esto es así, no te vas a hacer rico con ello, tampoco te vas a sacar un sueldo majo pero un apoyo sí es.
De Vega: Yo lo veo muy complicado, lo hacemos porque nos gusta. Pero vivir de ello en teoría no es el objetivo y ahora mismo está muy difícil porque además añades la crisis esta que hay, que la gente sale menos. El otro día hablando con un músico “joder es que no tenía que haber entrada” porque antes había concierto de entrada libre porque con la barra que hacían pagaban al grupo. Ahora hay veces que ves las barras que están así (se cruza de brazos). La gente paga la entrada, se paga una y ya está. Ha habido gente que nos ha dicho es que no tengo dinero para ir a un concierto. “Es que vale 5€”, “es que me da igual es que no tengo ni esos 5€”. Entonces la crisis ha influñido mucho porque lo primero que se quita la gente es el ocio. Yo creo que en este negocio se ha notado mucho.

P. ¿Creéis que esta noche "vais a liarla parda"?

R. Bustos: Es nuestra intención, liarda parda y pardísima, que se entere todo Madrid y ya está, no hay más.
De Vegas: Yo creo que la calidad del concierto con el grupo que abre que es muy prometedor y luego La Frontera, no puedo evaluarlo porque yo he sido fan de La Frontera, entonces a mi me parece una banda y un precio, vamos… 12€ entrar. Una banda legendaria que si te pones a mirar ha tenido mogollón de hits. No estás en Penélope, digo esa pero no porque la tenga manía, sino porque son discotecas que no están hechas para directo. Normalmente el sonido puede ser, supongo, que lo mejor que pueden hacer ellos. En la Heineken yo he hablado con técnicos de sonido y dicen que es imposible. Pero la Gruta es una sala que está preparada y hecha para los conciertos en vivo, de una banda legendaria, a un precio muy asequible, en una sala que… ¡Es un regalo! Ya para ver este grupo en una sala de estas características lo vas a tener difícil por eso yo creo en ello totalmente.
 

- Kortxeas -

 
Fotografías realizadas por Enharmonía