Milicia - Fatídico Final

“Fatídico Final” es el primer trabajo del grupo zaragozano Milicia, que con varios parecen haber conseguido con este disco el empuje necesario para asentarse, fichando a finales del 2013 por la discográfica Maldito Records. Empezamos a desentrañar este disco a la espera de nuevos sonidos y de sorpresas que no tardan en llegar.
 
“Nadie nos podrá parar” nos descubre que en este grupo de rock tienen cavidad las influencias del ska, ya que la trompeta lleva el ritmo de toda la canción siendo esto lo más destacable de la misma junto con la vibración de la voz que consigue el cantante. La letra de la canción está muy de actualidad con la situación social que vivimos. En esa misma línea con un poco más de guitarreo y rock and roll encontramos “Estaré aquí”. Lo más llamativo es el solo de casi un minuto que se marca el guitarrista, quien lleva el hilo conductor. Viendo así que estamos frente a un grupo que integra muy bien diferentes estilos de música.

 
“Mi fatídico final”, la cual da nombre al disco, nos narra la angustia que nos causa la espera hasta que llegue ese momento en el que no haya nada más, pero con una música como ésta todos esperamos que sea lo más tarde posible. Enlazamos así con “Jamás te olvidaré”, el single de presentación. Una canción llena de sorpresas ya que empieza apuntando maneras para ser la balada, pero justo todo cambia para dar paso a una de las canciones más rítmicas del disco y que más huella marca.
 
Con los primeros acordes de la guitarra y el sonido de los platillos nos introducimos en “Tu objetivo”. Los coros que encontramos en los estribillos nos dejan claro que todos tenemos una meta en la vida, sólo podemos distraernos creyendo que estamos en otra canción cuando el ritmo se torna hacia el ska marcado por la trompeta, y sólo la batería, como en el inicio, es capaz de devolvernos a la esencia del tema, para llegar ahora sí a la auténtica balada con “Mea culpa”. La desgarradora voz junto con los solos de guitarra y el lento ritmo que marcan el resto de instrumentos nos introduce en la verdadera tristeza. La reducción del volumen según va llegando el final da ese toque de solemnidad que este tipo de canción requiere.
 
La letra de “Que la chupen los demás” empieza haciendo un símil con la introducción del libro del Quijote para continuar reivindicando que las opiniones de los demás no deben condicionarnos. Además, es una de las canciones que más protagonismo en cuestión musical cede a la trompeta. Mientras que “Desde la barra del bar” sería una de las más rockeras del disco, pero con un tono melancólico que encontramos casi al final del tema. Podemos destacar los coros que realzan el sentimiento que quieren trasmitir.
 
Y para finalizar que mejor tema que “Vasos Vacíos” donde voz e instrumentos realizan un final apoteósico que nos deja muy buen sabor de boca. Los sonidos y los sentimientos que intenta transmitir Milicia, con esa fusión ska-rock, son tan intensos que dentro de poco este grupo será muy reconocido en el rock nacional.
 

- Gilraen -