Caravana Sur - Caravana Sur

Damos la bienvenida a 2014 con el disco debut de este joven grupo de hermanos valencianos; Caravana Sur nació hace poco más de un año y producidos por Maldito Records han ideado un álbum repleto de sonidos de rock sureño y catorce temas que nos prometen diversión y buen ritmo. A pesar de su juventud han demostrado una gran conciencia, donando parte de los beneficios que saquen de la venta del disco a los afectados por el tifón de Filipinas, gran gesto que les honra y les hace más grandes si cabe.
 
En cuanto a la elaboración de los temas y la rítmica, a más de uno le va a parecer que escuchan a M-Clan pero con un cantante distinto, a todos ellos les pedimos que hagan el esfuerzo de entender que ambos nadan en las mismas influencias musicales pero los sonidos son meras coincidencias y cada grupo tiene su magia. Con esto aclarado podemos continuar con el análisis del disco que comienza con “Volver atrás”, guitarras y armónica nos transportan a Mississippi, con una letra muy trabajada que nos habla de olvido, de dejar atrás el pasado y de vivir el presente. Gran sonido y excelente inicio.

 
Continuamos con “Es hora de olvidar”, que empieza con palmas y mantiene un ritmo y un sonido inconfundibles, Un gran coro femenino y un estribillo muy bien ejecutado por la guitarra nos cuentan que en ocasiones es necesario ser menos duro, saber escuchar y olvidar. Con una guitarra acústica abre “Ven conmigo”, canción algo más lenta y romántica.
 
“Crisis” es un tema que nos regala los oídos con unas estrofas lentas bellísimas y con un sonido redondo que busca remover la conciencia de quien los oiga para que salga a la calle a algo más que a pasear. “Siento la presión”, se inicia más rápida y cañera para criticar a la gente que vive para trabajar y deja de lado el resto de la vida, la imaginación y la libertad de elección. Gran solo de guitarra al final.
 
Con “Tengo miedo” se abre el segundo tercio del disco, más existencial y con un banjo acompañando, donde nos presentan otro tipo de ritmo distinto a lo que habíamos escuchado hasta ahora. Un sonido más oscuro para contarnos que vivir no es fácil y que hay que atreverse a hacer nuevas cosas, un gran estribillo muy pegadizo.
 
Seguimos con miedos en la canción “Cobarde”, donde las gaviotas nos transportan hasta la playa para regalarnos un serenidad y pausividad. Una canción de las mejores del disco, simplemente excepcional.
 
En “Inocencia”, la voz prima sobre el resto de la banda para hablarnos de la falsa inocencia de un amor muy a lo Lolita (no hablamos de la cantante, sino de la novela y película). “Cuál es mi destino” nos lleva al blues de Nueva Orleans con un tema intimista que vuelve a plantearse lo incierto del futuro y lo difícil de tomar decisiones y olvidar.
 
La décima es “Perdido”, con un inicio más que interesante y que nos cuenta la soledad y el sufrimiento por no buscar soluciones a problemas. “Jugando a ser Dios”, nos abre el último tercio del disco y vuelve con banjos para darnos una intro de casi un minuto muy buena y un final musical indescriptible, unos grandes músicos estos amigos.
 
“Mi mundo” se desata más rápida y nos cuenta qué pasa cuando te quedas sólo y pensabas que otra persona te acompañaría. Muy buena canción con una letra muy elaborada. El penúltimo tema es “A ras de suelo” presentándonos una balada triste de desamor y nostalgia. Brillan las guitarras sobre el resto.
 
Para concluir “Las palabras” nos muestra en un ritmo casi de saloon del oeste, de lo cambiante de la vida y del destino final que llena la vida de una persona. Un final positivo para un disco muy elaborado y con un sonido genial en un sentido general. Para nada da la sensación de ser un grupo de recién llegados a la música, parecen unos veteranos y seguramente no tardemos demasiado en verlos en los circuitos principales de la música, desde aquí les animamos a seguir en la línea y esperamos poder disfrutar de su gira en directo en breve.

- Thor -