Delincuencia Sonora pregunta a...

DIABLO COJUELO

 

 
 

P. ¿Qué tal os trató Madrid?

R: Siempre nos ha tratado de puta madre, somos de aquí y siempre nos hemos tratado muy bien unos a otros. (Risas)
 

P. En el bolo más lejano a vuestra residencia ¿os pagaron bien?

R: Nos pagaron bien, sí. Fue en octubre del año pasado en Galicia y llenamos el local.
 

P. ¿Preferís tocar en sitios grandes o pequeños? ¿Por qué?

R: Preferimos tocar donde nos dejen tocar. Los sitios pequeños molan porque notas más el contacto con la gente, son conciertos más cercanos y casi que se mezclan el sudor de la banda con el sudor del público y eso mola un huevo. Tocar en sitios grandes también es la hostia. Cualquiera de los dos. Nosotros vamos tocando en sitios pequeños y si nos van invitando a los grandes bienvenidos sean.
 

P. ¿Brotó alguna vez el amor entre el bajista y alguno de los integrantes?

R: (Risas) ¡Hombre! Los bajistas siempre son muy tocones, siempre están ahí tirando los tejos, tocando. Todavía no ha surgido pero puede que surja la chispa.
 

P. ¿Conciertos por pasta o por causas?

R: Nosotros hemos tocado y seguiremos tocando de forma puntual, gratis por así decirlo, en conciertos. Hemos tocado para centros sociales como "La Casika" en Móstoles, para Palestina organizamos un festival hace años pero por norma está claro que esto es un trabajo como otro cualquiera y nosotros estamos poniendo aquí no solo el esfuerzo sino también dinero. Nadie regala su trabajo y hay que dignificar un poco también el trabajo de los músicos. Desgraciadamente no podemos tocar gratis siempre que nos llamen.
 

P. ¿Directo o estudio?

R: Directo. El estudio mola un huevo también y nosotros en este disco nos hemos sentido a gusto. También estamos muy contentos con el resultado que hemos tenido, muy contentos pero donde nos gusta estar es encima de un escenario, poniendo la carne en el asador y tocando. El directo sin duda.