Shikillo Festival 2014

De como el Shikillo Festival se convierte en "adulto"

 
Ávila.- Después de un merecido descanso tras haber disfrutado del mágico concierto de Extremoduro la noche anterior, nos presentamos a las 6 de la tarde bajo un sol de justicia para ver cómo se desarrolla el segundo y último día del Shikillo. En esta parte del festival los escenarios se dividen en dos y los grupos cabeza de cartel tocarán en el escenario “Shikillo” y los demás en el escenario “Nombre”.
 
Sobre las seis y media comenzaron tocando Los Carroña, unos viejos conocidos, ya que repiten festival en esta segunda edición; que decir de Los Carroña, para quien no los conozca diremos que es uno de los grupos de Carabanchel que tiene un sonido muy divertido mezcla de rock urbano y punk rápido del bueno y que está preparando nuevo disco. En directo son un grupo que cumple muy bien aún a pesar de los problemas de sonido que arrastraron todos los grupos durante este día. Pese a todo, salieron victoriosos y la gente que se encontraba allí disfrutó como locos. 
 
Una vez montado el escenario, el polifacético artista Alfre Camarote nos deleitó con su poesía urbana y su estilo multicultural en un directo brillante y cálido. Añadir nada más que acaba de salir a la venta un libro suyo de poesía y que está preparando nuevo disco producido por el gran Poncho K. Tras el descanso a la sombra de unas vallas, ya que el sol todavía pegaba fuerte, nos cruzamos con el gran Iñaki Antón “Uoho”, que estaba ayudando a Ciclonautas a montar el escenario Shikillo, hacer las pruebas de sonido y con el que tuvimos el placer de tener una pequeña conversación.
 
Ciclonautas es el nuevo proyecto del batería de Marea, Alen Ayerdi. Con él están el vocalista argentino Mai Medina y Javiertxo Pintor, su sonido es rock sureño con toques stoner. Para los que allí estábamos fue un directo muy potente y sonoro. Las raíces urbanas y argentinas de la banda se plasman en cada párrafo y cada nota haciendo que desees escuchar una canción tras otra, tal es así que fue la única banda a la que se pidió un bis tan notoriamente. Tocaron prácticamente completo el disco que ya está editado, titulado “¿Qué tal?”. Parece una banda a seguir en los próximos años y para ver hasta dónde es capaz de llegar este trío.

 
Tras ello volvemos al escenario “Nombre” a escuchar Ara Musa, un concepto nuevo y distinto dentro de un festival con tan marcado aspecto rock. Un sonido cercano a la rumba, al jazz y al blues, que en matices podría asemejarse a Ojos de Brujo. La gente disfrutó y el buen rollo se instaló por doquier.
 
Llegamos a uno de los platos fuertes del festival, los gallegos Los Suaves. Siempre vivos, siempre ellos mismos. Una banda que suena muy bien pero que a la que a veces la voz le flaquea. Yosi es único en todo, su manera de componer, de cantar y de vivir la vida y por eso el público enloqueció, disfrutó y vibró con el grupo y canto a voz viva todos y cada uno de sus grandes éxitos, desde “Dolores se llamaba Lola”, “No puedo dejar el Rock”, “La noche se muere”, “¿Sabes? Phil Lynott murió”, “Mi casa” y tantos otros. Fue un espectáculo en todos los sentidos con cubos de agua y confeti (cubo lanzado incluido) volando alrededor de todos nosotros y un magistral final instrumental a una gran noche de los de Ourense. Como dicen, “Los Suaves somos todos.”
 
Rompiendo el marcado acento hispano, Leftlover Lights trajeron unas trabajadísimas canciones en inglés y unos covers como de “My hero” de Foo Fighters y otras tantas canciones de cosecha propia que hizo que deseáramos navegar más por su discografía y sobre todo disfrutar de su sonido en un local o en un acústico como alguno de los que ya han realizado por toda la geografía española. Nota para amantes del rock con toques indie en inglés, están grabando nuevo disco y según los diarios de grabación parece que será interesante.
 
Lo que venía justo después era Sôber, los amigos que nunca defraudan, perfectos en música y ejecución con un sonido excelente. La presentación del escenario fue la más lograda del día utilizando pantallas de televisión, una iluminación perfecta y un micrófono que asemejaba una telaraña. En cuanto a los temas que nos brindaron fue una mezcla del nuevo disco “Letargo” con canciones como “Blancanieve”, pasando por sus clásicos “Cubos”, “El hombre de hielo”, “Eternidad”, “Paradysso”, “Loco” y muchos más. Un concierto soberbio con mucho contacto con los fans, en la línea de los madrileños.
 
Malsujeto es uno de esos grupos que se te meten en la cabeza y cuesta sacarlos con esa música rápida con unas letras que se te pegan. Mucho buen rollo y fiesta rockera hasta las tantas a pesar del poco tiempo que disponían. Recomendado escuchar temas como “Sueños de cristal”, “Otra canción” o “Capitán de horizonte”, que en directo ganan toneladas de peso y fuerza.
 
Para culminar el día completamos el festival con Sinkope. Los extremeños están más en forma que nunca y aunque el sonido no quiera funcionar de ninguna de las maneras, Vito nos regala trocitos de su voz mientras terminan de calibrar los micrófonos. Fue un concierto de esos por los que entiendes el amor por el rock, después de tantas horas de música la gente seguía esperando más y disfrutando con cada acorde que brotaba de las guitarras, el sonido sordo de la batería o la voz rota de Vito. Clásicos como “Humo de contrabando”, “Encanutao” y un gran repaso a “Cuando No Te Pones Falda” para finalizar un gran festival rock y dar paso a los raperos Dremen y al electrónico Ikki.
 
En resumen un gran fin de semana de música y diversión en plena sierra apenas a una hora de Madrid. Ningún grupo desentonó, salvo el sonido y el suelo de polvo que en ocasiones si dieron un poco de guerra. Al fin y al cabo esto es rock’n’roll y sin un poco de sufrimiento no tendría sentido amarlo.

- Thor - 

 

Fotografías realizadas por Ana Casas