Concierto de Burning (18/02/12)

Burning se apagó a las doce y media de la noche cuando había quemado Madrid con alcohol y rock and roll

 
Madrid.- La Sala Penélope nos abre sus puertas por ese oscuro pasillo largo y enmoquetado que lleva al corazón de la sala, para disfrutar de un evento de esos que hacen que te sientas joven otra vez entre gente de tan variada edad, recordando viejos y nuevos tiempos. ¡Qué entrañable compañía con nuestros queridos Burning!
 
Son las 20:30 horas, cuando la interminable cola de gente espera ansiosa entrar y augura un lleno absoluto del local ¿Quién dijo que el rock and roll estaba muerto? La sencillez de un escenario desnudo jugando con las sombras y las bellas formas de los instrumentos, un teclado que se deja ver medio escondido en la oscuridad y la niebla provocada por el humo, evocan otras épocas, épocas distantes que nos dan la certeza de que no habrá nada más y nada menos que rock and roll, sin conservantes ni colorantes, solamente eso, rock and roll.
 
A las 20:50 horas Igor Pascual, el que fuera guitarrista de Loquillo y contribuyera con la composición de algunas de sus canciones, comienza a tocar junto a otra guitarra acústica de la mano de Ángel Miguel, su trabajo “Equilibrio Inestable” como teloneros de los Burning.

 
A las diez menos cuarto de la noche cuando los Burning salen y alguien me susurra “Muévete en la oscuridad”, presiento que lo siguiente será un fantástico “Weekend” cuando nos tocan una canción original del grandísimo B. B. King adaptada al castellano más chulo de Madrid, “Baila mientras puedas”, donde el solo de saxo es tan chulo como el resto de la banda o más.
 
Nos contaron la historia de un chaval de barrio que se llamaba “Jim Dinamita” y aunque “Tú no sabes quien es” nos subieron después a la “Altura” tocando cima allá por el año 2002, para tocarnos “Desde el pantano” y terminar volviendo al presente más reciente y decirnos que “Tú te lo llevas todo” y luego… ¡Te vas! ¿Os suena? A mí sí, amores y desamores, menos mal que ya estamos acostumbrados todos ¿verdad?
 
Y volvimos a “Madrid” en aquellos finales de los setenta, “Cuando Dios hizo la noche” para tocarnos “R&R Mamá” y aquella gente con más experiencia se sincronizó con los más jóvenes y corearon “Jack Gasolina” todos ellos “Sin miedo a perder” como si fueran un coro de Gospel para que el whisky entre sin rasgar la garganta.
 
Llegaron las presentaciones entre suspiros del gran Johnny Cifuentes, Eduardo Pinilla a la Guitarra, el Gran Miguel Slingluff Maykol al Saxo, al Bajo Carlos “de Moratalaz” Guardado, la estrella de la banda “Pitu” a la guitarra y “Kachito, Kachito” Casal a la batería.
 
Suena una guitarra y yo me pregunto “¿Que hace una chica como tú en un sitio como éste?” Todo un temazo que ha sido versionado por un grandísimo ejército de bandas y solistas de la tierra, además de haber sido tarareado por todos nosotros en algún momento de nuestras vidas ¿Miento? Es por todo esto por lo que creo que nadie se negaría a decir que es un clásico del rock and roll español. Siguieron tocando “Como un huracán” y arrasaron nuestras condenadas almas roqueras.
 

Nos presentan una nueva canción para calmar nuestro “Dolor” en palabras de Johnny “con una onda así muy maricona, de las que me gustan” para seguir dedicándoles la siguiente canción a todas las chicas que fueron a ver por primera a ver a los Burning, marcando terreno, y no podía ser de otra manera que con la rola “Miéntelas” donde nuevamente el solo de saxo se hace respetar en la tenue estancia y sus notas te bailan en los oídos “miéntelas, miéntelas, ellas te prefieren así” que buen trabajo fue “Madrid”.
 
Volvemos al presente mas reciente con una nueva canción “La Bestia Azul” para escondernos en 1980 tocando “Es Decisión” del disco “Bulevar” mientras hacía trueque con el encargado del merchandising, un saludo en estas líneas ya luzco el llavero de los Burning. Después nos bebimos un trago de “Ginebra Seca” y te aseguro que “no me lo creo nena, yo estuve allí” rola que cruzaron con “Satisfaction” de los Rolling Stones.
 
Johnny nos preguntó “Cómo estábamos” porque él decía estar caliente, tanto como para tocarnos “Esto es un atraco” una historia “guapísima” donde el respetable se vuelve loco cuando “oyen disparos en el callejón” y cómo no toda la banda con “Chupa de cuero y gafas de rock” y yo “¡Guau! Me siento mejor”.
 
Y ahora “Es especial” y os puedo asegurar que siempre fue especial para mí esta canción y pude comprobar que esta “puta canción” es especial para muchos de los que asistimos, además de ser una canción obra de los tres grandes “Pepe Risi, Toño Martín y Johnny Cifuentes”. Por cierto, ese saxo suena guapísimo en medio de ese increíble tema donde le responde una de esas guitarras especiales.
 
“Mueve tus caderas” Es otra de las grandes canciones de este grupazo y ¿qué queréis que os diga? Todos sabemos cual es y lo que significa. Bien, pues imaginad como la señorita Penélope se puso a mil, y como se movía cuando rompimos nuestras caderas sobre ella.
 
Después ese saxo nos introdujo en el clásico “No es extraño que tú estés loca por mí” para tocarnos “Nena” y terminar por destrozarnos el alma a base de recuerdos con “Una noche sin ti” Y qué sé yo si estoy tan sólo, necesito tu amor, una canción de quienes vivieron su juventud en la movida, una canción de aquellos otros que en la infancia más temprana ya jugábamos con el rock and roll y una canción para éstos que se acaban de incorporar porque han descubierto las bondades del rock and roll entre discos cubiertos de polvo.
 
Dos horas de concierto con una banda mítica que merece todos los honores, un increíble Johnny acompañado por unos “Pedazo de músicos” que se han mimetizado a la perfección. No quiero olvidarme de agradecer, pasado el tiempo, todo lo que dieron a esta banda y sus aportaciones a modo de temazos, Toño Martín y el grandísimo Pepe Risi, nos acordamos de vosotros donde quiera que estéis tocando.
 

- Acorde Desafinado -



Fotografías realizadas por Acorde Desafinado