Festival Metrorock 2008

Próxima estación: Metrorock

 
Madrid.-A las 16:00 horas el festival aún no había abierto sus puertas, pese a que se había dicho que la hora de apertura sería en torno a esa hora. Sin embargo, mientras tanto dio tiempo a distinguir dos escenarios, dos carpas que olían a cerveza y alcoholes varios y demás stand de los que más tarde se disfrutaría.
 
Metrorock 2008Una vez abierto el acceso de entrada al festival y pasados por los diversos controles, se cambiaba la entrada por una pulsera muy mona de color verde, puesto que el color de la misma variaba según se trataran de menores (hasta los 16 años), jóvenes (hasta los 26 años) y mayores. La organización desde el principio fue clara al respecto alegando que para que se facilitara la entrada al menor era necesario la correspondiente autorización por parte de los padres o bien que fueran acompañados de un adulto. Después de todo, aún quedaba una hora para descubrir cada uno de los recovecos del festival hasta que dieran comienzo las actuaciones y procurarse líquidos suficientes para aguantar.
 
El primer escenario, el Metrorock, estaba bastante bien organizado, con una pantalla para poder observar las actuaciones desde lejos; el otro escenario, el Área Pias, era algo más simple, pero también se oía bastante bien. Había dos carpas destinadas a vender bebidas y otra para la comida: patatas, gofres y bocadillos (alimentación básica para cualquier festivalero que se precie). Para relajarse mientras empezaba el sarao había una tienda chill out y otra para fumadores también muy cómoda. Y por supuesto la zona de souvenir con camisetas, gorras de tus grupos de moda, aunque algo caro por cierto.
 
MetrorockPoco a poco empezó a llenarse el recinto y a eso de las cuatro y media comenzaron las actuaciones en el Área Pias, por él pasarían Ashela, Insecto Palo, Second, The Wip, Dorian, Stereo MC'S, Alexander Kowalski, Felix Dahousucat y para rematar Two Pias DJs. Aunque sinceramente este escenario empezó a llenarse cuando salieron The Wip, antes que ellos digamos que el que pasaba por allí se quedaba un rato, pero a la sombra se estaba demasiado bien con tu mini de salchipapas (sí daban minis de patatas, a eso se le llama cocina innovadora).
 
Por otro lado, en el escenario Metrorock, comenzaron a desfilar Ragdog, El Tío Calambres, Elbicho, que se excedió de su tiempo y que la verdad es que la que lío fue muy divertido; Siniestro total que dejaron al público un buen sabor de boca; Melendi, muy en su línea aunque ese nuevo look creo que le hizo algo en la voz. Y por fin, pero no menos importantes Andrés Calamaro y Los Delinqüentes.
 
El primero de los grupos, Ragdog, trajo aires frescos que tanto se necesitan en el pop de este país. El Tío Calambres y Elbicho fueron la fiesta, con sus ritmos rápidos, sus bailes y la frescura de sus letras reivindicando ese cielo que todos buscamos y divirtiéndonos mucho. ¿Qué decir de los siguientes? Cuando el sol estaba casi despareciendo llegaron Siniestro Total llevándonos a otra época, bailando sobre tumbas, matando hippies, paseando por Vigo y dejándonos muy satisfechos.
 
ElbichoMientras tanto en el otro escenario, se oía a Dorian y poco a poco la gente parecía ir llenando aquella parte del campo. Me perdonaran los lectores, que nos les cuente nada sobre lo que ocurría por allí pero aun no puedo desdoblarme. Tras él raperaon Stereo MC´S.
 
Con diez minutos de retraso apareció Melendi, aunque no fue culpa suya salir tarde ya que todo fue con algo de retraso. Cantó temas míticos de su trayectoria recordando a "Arriba Extremoduro", "La Calle la Pantomima" o "Quisiera yo saber" y presentando canciones de su nuevo trabajo que lleva por título "Curiosa la cara de tu padre". Quizá fue algo corta su actuación por tiempo porque su voz no daba para más o porque no le apetecía, pero fue tan divertido como siempre.
 
Parón para comer, llega la hora del bocata. Mientras se espera en la cola se escucha a Kowalski que no pincha mal. Además la gente no paraba de bailar. Una vez conseguida la comida, y de nuevo con la atención en el escenario se acerca la hora Calamaro.
 
CalamaroPasadas las 23:00 horas apareció toda la banda y, por supuesto, Andrés Calamaro detrás de sus gafas de sol. Comenzaba la hora más larga de todo el concierto y la más increíble. El argentino se centró bastante en su nuevo disco "La Lengua Popular", del que nos regaló canciones como "Los Chicos", "Carnaval de Brasil" o la balada "Soy Tuyo". Pero claro, con este hombre no podían faltar los clásicos "El Salmón", "Flaca", "Alta Suciedad", "El Día Mundial de la Mujer", "Elvis está vivo" o "Crímenes Perfectos".
 
La guinda la puso cuando llamo al escenario a un grande de nuestra música Jaime Urrutia con el que cantó "Te Quiero Igual" y además nos regaló "Cuatro Rosas", canción de la mítica banda Gabinete Galigari (por si hay algún despistado que no recuerda cuando en este país se hacía buena música). Sin embargo, el colofón vino cuando volvió a salir al escenario y comenzaron los acordes de "Sin Documentos" y "Canal 69" canciones que marcaron su pasado y la música con Los Rodríguez. Y encima el tío guay se despidió a ritmo de Bob Marley, gracias pibe.
 
A unas horas intempestivas, pero que no hacía moverse a nadie las patatas se había agotado quedando tan sólo gofres, pero viendo la que se avecinaba no venía mal algo de azúcar. Mientras que en el escenario Metrorock se esperaba, en el otro se podía escuchar a Felix Dahousecat y cada vez se veía más gente.
 
Los DelinqüentesPor fin, sobre las dos de la mañana aparecieron los últimos, Los Delinqüentes y la Banda del Ratón, aunque parecía que se hubiesen venido con toda la familia, amigos, conocidos y otros tanto que pillaron por el camino, porque uno más y el escenario se viene abajo (entre ellos estaba el actor Willy Toledo).
 
El caso es que desde que empezaron, aquello se convirtió en una fiesta con flamenco, rumbas, hip hop, ópera (si amigos, de repente apareció un tipo y canto ópera), breakdance (que además fue el mismo tipo de la ópera), saltaron al público e incluso parte de la batería acabo un tanto perjudicada. En fin todo lo que os podáis imaginar ellos lo hicieron.
 
Dan las tres de la mañana largas cuando acaba su actuación, recogemos los bartulos y nos disponemos a marcharnos. A lo lejos, aún se sigue oyendo a Two Pias DJs. Pero el cansancio no permitía seguir y la fiesta sigue continuando con bastante gente. Ahora venía lo más difícil, encontrar un taxi en Madrid a esas horas.
 

- Rod -

 
Fotografías obtenidas de la Página Oficial del Metrorock