Los de Marras - Surrealismo

Los camaradas valencianos lanzan su quinto trabajo de estudio tras tres años sin editar nuevo material y nos presentan un disco complejo, con sonidos complejos repletos de ritmos endiablados y letras comprometidas con la sociedad. El trabajo gráfico de la portada es interesante y bien pensado, acorde con el disco.
 
El disco ha sido grabado en Valencia y cuenta con catorce canciones de diversos tiempos y de una manera excelente, este es uno de esos discos en los que todo suena donde tiene que sonar y en los que se nota el cariño con el que han sido tratados.
 
Abren fuerte con “Ruido”, un tema rápido con un gran estribillo en la que nos hablan de rebelión y hacer ruido si queremos que alguien nos oiga. Continúa con “Coleando”, que aunque comienza más lenta nos habla de vivir el día a día y hacer lo que uno quiera porque nunca se sabe cuando llegará la hora de partir. “Compadre” abre con un riff brillante que rompe en la canción para contarnos como llegar a los objetivos de cada uno si cuentas con apoyos. Una letra emotiva y bonita. “Futuro!” Nos presenta un sonido más melódico para hablar de una historia tan real como la vida misma, un niño y la realidad de su día a día.

 
“Hoy” abre con una intro de una batucada tocando que pasa a sonidos más ska y se convierte en un canto a la positividad para hacernos ver el día a día positivamente. Siguiendo con sonidos rápidos pasa a “¿De qué se ríe?”, con clara alusión al Ministro Montoro y su risa nerviosa al tratar temas polémicos, una canción en la que aparecen poderosos los violines. “Revolviendo” arranca melódico y acústico para hablarnos de empezar de cero tras cambiar el chip. Uno de los mejores temas del disco.
 
“Ser o no ser” presenta estrofas rápidas con un sonido muy bueno. Volviendo a la emotividad que generan algunos temas. “Poder” afronta las cosas que has de superar en la vida desde el punto de vista de un padre y con una letra brillante como pocas. Con un sonido country o con amagos de ello aparece “Melodías” de letra directa, contundente y un estribillo simple pero muy sonoro, de esos que no se olvidan. “Sufro” nos presenta otra canción de ritmo rápido para centrarse en el pasado y en las cosas que antes se tenían y por temas diversos se pierden.
 
Para cerrar el disco nos presentan, la que a mi juicio es la mejor canción del disco, “Encadenado”, con la que nos traen una mutación de ritmos que van evolucionando a lo largo de sus casi cuatro minutos. Una melodía acertadísima e interesante con la que se pretende romper cadenas. Y si pretenden precisamente eso, el cierre con “En los tejados” pone el broche final con una melodía ligera con un dueto piano-voz que habla de amoríos y despedidas.
 
Podemos decir que estamos ante un trabajo brillantísimo, que puede fácilmente, acabar convirtiéndose en uno de los mejores álbumes de rock del año para perdurar en la memoria de todos sus seguidores y ganar adeptos al movimiento. Invitamos a todo el mundo a escuchar el disco, adentrarse en la discografía de la banda y sobre todo acudir a la gira en la que están inmersos en estos momentos que desde luego promete bastante.
 

- Thor -